Qi Gong para adaptarse al cambio de estación

Nos acercamos al final del verano, y poco a poco se manifiesta con fuerza el elemento Tierra.

La energía suave y estable que nos brinda la práctica del Qi Gong favorece la digestión, y equilibra el Estómago y el Bazo-Páncreas; ayuda a aliviar el estrés, e incluso a controlar nuestro peso físico. Los ejercicios Tierra nos centran, nos dan fuerza y confianza.

La energía de la tierra es receptora, transformadora y nutritiva. Nos ayuda a asimilar las vivencias del pasado, a nutrir nuestro cuerpo-espíritu, y a proyectarnos con energías renovadas en nuestro camino de vida.

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil
%%footer%%